Para su salud y bienestar

Medicina natural y tradicional

    Masajes
    Acupuntura
    Medicina deportiva

    Terapias naturales
    Fisioterapia

    Homeopatía

    Ofrecemos…
    • Relajación
    • Salud
    • Armonía
    • Bienestar
    Homeopatía

    Usando la inteligencia en la Dieta

     

    Quiero adelgazar, quiero adelgazar, quiero adelgazar.

    Esta llegado el verano y como todos los años  me propongo que este será en el que adelgace y como siempre me propondré hacer ejercicio, me digo a mi mismo que haré dieta…

      

       Te vas a poner morado haciendo abdominales, clásicas, oblicuas, con isometría, series de 20 ó 30 de ellas, además las odias, son “abominables”, te desagradan tanto que te distraes hasta con una mosca, encima te preguntas a ti mismo ¿cuantas tengo que hacer para conseguir que se me defina el abdomen?, ¡Verdaderamente desesperante!.

     

    Si eres mujer posiblemente tengas la tentación de alimentarte a base de barritas, batidos, o preguntarle a las amigas lo que hicieron en aquella ocasión en la que tuvieron que asistir a esa boda en la que tuvieron que  introducirse en aquel vestido una o dos tallas más pequeño, o escucharas con avidez los comentarios  de vestuario sobre la dieta milagro de última moda  publicado por aquella revista femenina de marcado carácter machista (es apreciación mía).

    Tienes que saber que detrás de los grandes titulares propios de una maquetación audaz, se esconde más de lo mismo, dietas hipocalóricas, donde todo en el fondo se reduce a comer menos.

     

    ¿De qué se trata?, ¿de te montes en la bascula y los dígitos vayan a la baja, de perder peso cueste lo que cueste? o de ¿perder grasa?

     

    La respuesta es evidente se trata de perder grasa, te lo explico: si deseas perder peso cueste lo que cueste, la forma es tan sencilla como clásica y tan clásica como imposible de mantener, eso sí muy eficaz, los nazis en los campos de concentración la pusieron en práctica con muy buenos resultados, la dieta hipo, hipo, hipocalórica.

     

    Aunque no lo creáis es una dieta muy extendida, que muchos médicos la siguen recomendando cuando no prescribiendo a sus pacientes, otras veces se enmascaran con otros nombres pero en las que se mantiene la misma filosofía.

     

      Mirar, el espíritu de las dietas hipocalóricas está basado en el principio de las locomotoras de vapor de principios del siglo XX. El vapor de agua que mueve la mecánica es la energía, la madera y el carbón que se mete a la caldera son las calorías, es evidente que cuanto más combustible meto en la caldera más energía se produce, pues bien si esa energía no se aprovecha de forma adecuada engordo, la filosofía es meto menos combustible (calorías) y adelgazo. Es en base a esta teoría que la industria agroalimentaria ha visto la luz económica para poder mantener  sus beneficios, en este momento los reyes de la alimentación son los productos Light (bajos en calorías).

     

    Dejarme que os aclare algo, o más bien que os plantee una cuestión, ¿engordan lo mismo 500 calorías de pescado azul, que, 500 calorías de bollería industrial?, parece evidente que NO, luego el problema no está en el quantum de calorías que consumes, sino en el origen de esas calorías. Se ha demostrado que el organismo no gestiona de igual forma las calorías dependiendo de su origen y  es en este punto es donde aparece el concepto del Índice Glucémico.

     

    Antes de hablaros de esta cuestión, quiero que veas que ocurre cuando quitas calorías a tu organismo (dejas de comer).

     

    En primer lugar aclararos que tenemos una enzima heredada de nuestros antepasados cavernícolas que comían cuando tenían y cuando no, tenían que usar las reservas para mantenerse, (al igual que lo hacen los osos cuando hibernan),  esta enzima se llama Lipolipasa, es una enzima que usa el organismo para disgregar las grasa de los alimentos de manera que se puedan asimilar, de forma que la absorción de las mismas sea mayor y poder tener depósitos de reserva. Cuando el organismo advierte que no se le está dando el suficiente alimento comienza a fabricar esta enzima, pero esta producción no se frena inmediatamente cuando recuperamos el nivel calórico, por lo que hemos puesto en marcha un mecanismo de supervivencia que en condiciones de hambruna es fundamental, pero que en la sociedad de alimentos sin fin en la que vivimos, fruto de la industrialización, del desarrollo de fertilizantes y pesticidas,  de la ingeniería agraria y de la mejora en los procesos de conservación, transporte etc.… , hace que esa enzima sea innecesaria y por lo tanto perjudicial en este contexto.

     

    Por otra parte el organismo es eminentemente económico, cuando tu no le das las suficientes calorías, este se dedica a bajar su metabolismo basal (tasa de gasto energético necesario para poder mantener todas las funciones en marcha), por lo que cuando abandonas la dieta hipocalórica subes  casi de inmediato lo que habías bajado de peso, más alrededor de un 25% adicional.

     

    Cuando eliminas calorías el cerebro gasta de una forma rápida los lípidos de los que se alimenta y se deprime, esa es la explicación de que en esas condiciones tengas depresión, tristeza, irritabilidad cuando no ganas de “matar” a alguien.

     

    Pero la cosa no queda ahí, como los depósitos de grasa son más difíciles de metabolizar (transformar en glucosa), el organismo utiliza una fuente más fácil de metabolizar, las proteínas que constituyen el músculo, por lo que la reducción de peso será fundamentalmente debida a la perdida de volumen muscular y no de los depósitos grasos.       

     

       Cuando hablo de dieta de índice glucémico me refiero a realizar una alimentación con alimentos que no provoquen grandes picos de glucosa en sangre, de esa forma tendremos menos necesidad de fabricar insulina y se equilibrara la glucemia, esto va a permitir que tengamos más energía para usar en nuestros entrenamientos pues evitaremos las híper y las hipoglucemias y no solo eso,  seremos capaces de controlar el porcentaje de grasa de nuestro cuerpo por lo que a la hora de rendir a un nivel (cada uno el suyo) alto, seremos capaces de encontrar la mejoría a demás de adelgazar o mejor dicho perder peso de una forma adecuada.

      

    Como sabéis todos,  en el desarrollo  del ejercicio aeróbico  se obtiene la energía a partir del  metabolismo de los carbohidratos (glucosa y glucógeno) y de las grasas por medio de complejas reacciones de producción de energía que se llevan a cabo en presencia de oxígeno.

     

       Durante la pruebas  o el entrenamiento intensivo, no cabe duda que al organismo tenemos que darle alimentos, véase barritas de cereales  o de concentrados de frutos secos con azúcar o jarabe de glucosa (barritas energéticas) geles a base de glucosa, bebidas isotónicas donde la presencia de glucosa sea importante, hay que cargar los depósitos de forma rápida para poder proseguir realizando el esfuerzo hasta finalizar, pero ¿y después del esfuerzo?, ¿y durante el resto de los días en los que solo entrenamos de forma moderada o en descanso activo?

     

       Cuando “competimos” provocamos una descarga de los depósitos de glucógeno de los músculos importante, cuando esos depósitos se gastan empezamos a utilizar las reservas de glucógeno del hígado, pensar que el organismo tiene memoria, si nosotros le acostumbramos a no cargar “la pila” del todo, se va hacer muy difícil que nos recarguemos de glucógeno completamente, es lo que hacemos cuando después del ejercicio nos ponemos a comer bollería, pasteles, patatas fritas, bocadillos, cantidades ingentes de cerveza para apagar nuestra sed, la recarga tiene que ser lenta y constante de esa manera no solo conseguiremos recargar al 100% nuestros depósitos, sino que seremos capaces de hacer que nuestro 100% sea mayor, es decir aumentar la capacidad de recarga.

     

     Como dato he de deciros que el Índice Glucémico de un alimento es inversamente proporcional a la cantidad de fibra que lleva, más fibra – menos Índice Glucémico, por eso es importante eliminar o cuando menos minimizar el consumo de alimentos que provoquen hiperglucemia, cuanta menos fibra consumimos será más difícil eliminar los tóxicos de nuestro cuerpo, hay fibras que atrapan grasa (lecitina) otras atrapan agua (celulosa), las fibras tienen la particularidad de que no les afectan las secreciones del intestino delgado y pasan al intestino grueso sin digerirse, por poneros un ejemplo para que podáis ver la importancia de lo que digo, los higos secos tienen un 70% de glucosa, es decir cada 100 gramos de higos secos tienen 70 gramos de glucosa,  pero su contenido en fibra también es muy alto  y por ello solo tienen 35 sobre 100 de Índice Glucémico,  esto los convierte en un alimento desaconsejado cuando se trata de hacer distancias cortas o esfuerzos muy explosivos, pero muy aconsejable como mantenimiento en esfuerzos de larga duración, te recargan lentamente, luego si los vas a consumir no esperes a estar con la energía bajo mínimos,  ¿Cómo introducirlos en tu vida diaria, por ejemplo como tentempié, o una hora antes de tu actividad física si vas a un gimnasio o te dedicas a correr por ejemplo.   

     

    yo particularmente desaconsejo utilizar alimentos de índice glucémico alto 2 horas antes de cualquier prueba o entrenamiento, ten en cuenta que siempre que creas hiperglucemia, el organismo va a fabricar insulina para compensar,  por lo que durante un tiempo vas a estar en fase de hipoglucemia, lo que te va a restar energía y te vas a encontrar sin fuerzas.

     

       Te hago referencia a la energía porque es la consecuencia más inmediata que vas a percibir con esta dieta, pero tienes que saber que es la dieta que te va a permitir tener a raya el colesterol, el ácido úrico, la que va a preservar tu sistema cardiovascular, la que va a permitirte retrasar  el deterioro de las neuronas, la que te va a  mejorar tu sistema digestivo y conseguir que tengas una buena absorción y una buena detoxinación.

     

       Algo que muchas personas desconocen  es que la Insulina es la hormona que más envejecimiento provoca, por ello el control de la producción de insulina es más básico para el “Anti-age” que suplementación con hormona del crecimiento o testosterona o gonadotrofinas muy populares en este tipo de tratamientos, pero que  bajo mi punto de vista quieren comenzar a construir la casa por el tejado. 

     

       En principio te dejo unas normas básicas de alimentación, si las sigues has de ver la mejoría que esto va a suponer para ti tanto  en tu actividad lúdico-deportiva como en tu vida diaria.

     

                NORMAS BÁSICAS DE LA ALIMENTACIÓN

     

    • Hacer 4 ó 5 comidas diarias, nunca perder una comida.
    • Desayunos Copiosos, Comidas Satisfactorias, Cenas Precarias.
    • Mejor siempre 2 meriendas que una cena copiosa
    • Nunca comer pan ni féculas con alimentos grasos.
    • Eliminar las patatas de la dieta o cuando menos no comerlas nunca como acompañante de  carnes, pescados, embutidos, ni huevos.
    • Las  frutas 20 minutos antes de cualquier comida salvo fresas y frambuesas y las frutas cocinadas que incluso se podrán tomar de postre.
    • Las carnes y los pescados siempre al vapor, a la plancha o al horno, nunca rebozados ni empanados.
    • Evitar todas las salsas o alimentos que estén preparados con harinas refinadas.(Atención en los restaurantes)
    • Las pastas mejor integrales o cuando menos lo más finas posibles (mejor espaguetis que macarrones), siempre “al dente”, lo mismo vale para el arroz.
    • Los lácteos siempre pobres en grasa.
    • Eliminar la cerveza (índice glucémico 110), o al menos reducirla a 250 ml día.
    • El alcohol en general conviene evitarlo, la energía producida por el Alcohol es utilizada por el organismo de forma preferente e inhibe el uso  de las grasas como fuente energética.
    • No tomar diuréticos y permanecer bien hidratado sobre todo en verano.
    • Procurar no abusar de bebidas con hidratos de carbono ni azúcar.
    • JAMAS HACER DIETAS HIPOCALÓRICAS. 

        

    Si sigues estas normas veras en ti un “milagro”, te vas a sentir renovado y con una energía mayor y más duradera durante el día, seguro que podrás intensificar tu entrenamiento y que los tan temidos abdominales serán de mayor eficacia.

     

    No obstante ten en cuenta que no puedes definir (marcar) si antes no quitas los depósitos de grasa que tiene tu abdomen, puedes hacer miles de ejercicios, cientos y cientos de abdominales, lo que conseguirás con ello será tonificar y endurecer tus músculos, pero hasta que no reduzcas los depósitos de grasa de esas zonas en las que pretendes marcar, lo único que obtendrás será frustración y desanimo.

     

    Nunca te propongas objetivos que no están a tu alcance;  para saber hasta donde puedes llegar lo primero que hay que hacer es comprender, cuando te informas de cómo funciona el organismo puedes darte cuenta  de cuales han sido tus errores del pasado, con esa comprensión iniciar un proceso que te lleve al éxito.

    Albert Einstein  decía algo como, si lo que has hecho en tu pasado te lleva a tu presente, ¿Qué te hace pensar, que haciendo lo mismo vayas a conseguir un resultado diferente?

     

    Hoy lo sabes, existe algo distinto que hacer, sin maquillajes,  esto te permitirá  conocerte mejor y saber compensar los “desvíos” que los compromisos sociales inevitablemente te van a obligar a realizar (celebraciones, comidas y cenas familiares, fiestas de marcado carácter culinario como la navidad…).

     

    Si lo haces bien puedes obtener una reducción de peso de 2 a 4 kilos mensuales, manteniendo en perfecto estado tu masa muscular, controlando el colesterol, si eres diabético tipo II, podrás incluso reducir tu medicación, al igual si eres hipertenso.

     

    Dicho esto, hay que añadir que te tomes tu tiempo, esto no es “chasquear los dedos” y se produce el cambio, el cambio es resultado de un proceso y de” hacer las cosas necesarias durante el tiempo suficiente”.

    Acupuntura

    Nuestro lema
    Desde nuestros inicios, la premisa fundamental de nuestro centro es garantizar una alta calidad de servicios y cuidar su Salud y Bienestar.
    Le ayudamos a encontrar el verdadero equilibrio que le permite estar siempre en armonía consigo misma y con el propio cuerpo.
    Saber más

    Bienvenido

    En el Centro de Terapias Complementarias te ofrecemos la posibilidad de interactuar con la medicina natural (alternativa) para mejorar tu vida.

    Nuestros tratamientos abarcan terapias como la Homeopatía, acupuntura, electroterapia, Resonancia bio-eléctrica... de forma que puedas tratar tus trastornos y dolencias con la mayor garantía posible de éxito.

    Disponemos de tratamientos estrella como el de adelgazamiento, donde se pueden conseguir resultados contrastables de 10-12 kilos de perdida de peso en el plazo de 3 - 4 meses y sobre todo la perdida de centímetros abdominales

    También el tratamiento del asma y de las alergias es muy exitoso.

    La mejora del rendimiento deportivo es otra de las áreas en la que obtenemos resultados importantes (no doping). 

    Agradecemos su visita a nuestra página Web, en ella podrá encontrar toda la información referente a nuestros tratamientos, terapias y a nuestro centro de medicina natural y homeopatía.
    Esperamos que sean de su interés los distintos apartados que la componen.




    Juan Manuel Álvarez Laorden se representa como un colaborador con la revista PLANETA MTB: http://www.planetamtb.es/


    Así como, en nuestro centro colaboramos con mutua de pacientes, ofreciendo descuentos de 50% en tratamientos nuestros.

    ¡¡Consúltenos!!